La Tarjeta Roja no es suficiente

Reseña del libro: “Tarjeta Roja”, de Ken Bensinger

“El fraude más grande en la historia del deporte”, así se lee en la portada de este de libro del periodista Ken Bensinger, titulado: “Tarjeta Roja”. Con solamente leer esta frase ya nos podemos hacer una idea de la magnitud de la grave temática que trata este texto a lo largo de casi 500 páginas.

Seguramente, todos hemos escuchado varias veces sobre la corrupción en el fútbol y las estructuras mafiosas que se desarrollan en las diferentes confederaciones, asociaciones, federaciones y, sobre todo, la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), con su sede en Suiza. Pero en este libro, el relato es a detalle, y una vez concluida la última página, muy probablemente,  pensaremos que antes no teníamos ni idea sobre esta inmensa y negativa situación.

Sede de la FIFA en Zúrich

El balón se infló de dinero, eso se convirtió en lo más importante, no para los hinchas y fanáticos, quizás ni siquiera para jugadores y entrenadores, pero sí para dirigentes, que en muchas de las ocasiones, prácticamente, nunca se vistieron de corto y patearon una pelota en un partido medianamente serio. Vieron a la cancha como una plataforma perfecta para reproducir billetes a costa de la pasión de la gente, pero no necesariamente de forma legal, sino a costa de cualquier mecanismo y lugar.

Ken Bensinger

En este amplio texto de Bensinger, editado en julio de 2018, se explica cómo varios investigadores estadounidenses realizaron minuciosas indagaciones en la alta élite dirigencial del mundo del fútbol, confirmando que aquellas vallas y publicidades en estadios y transmisiones, donde la FIFA destacaba valores como el respeto, eran simplemente hipócritas pantallas de humo, sin ningún tipo de vergüenza.

Curiosamente, la investigación, que a mi criterio no ha finalizado todavía y a pesar de las detenciones, sanciones, destituciones y demás medidas, no ha concluido, empieza por el fútbol caribeño, que históricamente ha tenido poco y nada de impacto respecto al resto de confederaciones, denotando que este gran negocio está en todas partes y en cada lugar ha existido oportunidades para delinquir y llenar arcas particulares.

Escenarios como la Trump Tower en Nueva York o nombres como el de Jack Warner o Chuck Blazer, exdirigentes de la CONCACAF, a quienes incluso se los consideró como personajes memorables del fútbol en esa región, fueron el punto de partida para que los investigadores estadounidenses puedan ampliar el caso y hacerlo global, llegando hasta hombres muy poderosos y casi intocables como Joseph Blatter.

Toda esta red global de corrupción se forjó, básicamente, a costa de extensas defraudaciones tributarias o gigantes sobornos sin poder justificar desde patrocinadores, televisoras o a cambio de votos para la definición de sedes de los principales eventos mundiales del balompié, estando inmersos no solo gente relacionada al fútbol, sino renombrados políticos, presidentes, etc.

Con el paso de los años y la creciente sensación de poder en cada personaje de esta trama, provocó que la poca vergüenza al momento de delinquir vaya en aumento, sin importar ser cada vez más evidente, a tal punto de que la situación se vuelva insostenible y explote, aunque insisto, todavía no termina de detonar, simplemente estallaron unas cuantas bombas, más no la totalidad de la artillería.

Warner, Blatter y Blazer

Bensinger, quien trabaja para BuzzFeed News, realiza un muy buen trabajo periodístico en este libro, juntando cada una de las claves de este extenso y tedioso caso, uniendo cada uno de los puntos y narrando cómo durante décadas se fue desarrollando la corrupción en el fútbol, que, lastimosamente, fue tan grande que se convirtió en algo común (no normal) y que incluso muchos hasta lo han sabido justificar, pero que todavía está muy lejos de concluir.

Lugares como la prácticamente secreta y subterránea sala de juntas ejecutiva de la FIFA, el hotel Baur au Lac en Zurich, apellidos que nos resultan familiares, como Havelange, Webb, Hawilla, Leoz, Figueredo, Chiriboga, Burzaco, Jaude, Napout, Grondona, Jinkins, Bin Hamman, etc., componen toda esta historia,  que se asemeja al guion de una película, pero que para es ficción.

Este es un texto largo, en el que hay que concentrarse bastante al leerlo, pero de urgente y necesaria lectura para una reflexión mucho más argumentada de lo qué es y ha venido siendo el balompié, desde el punto de vista de las estructuras dirigenciales, a modo de organizaciones criminales, a quienes no es suficiente sacarles una “Tarjeta Roja” por todo lo que han ensuciado a lo que es una pasión de multitudes: el fútbol. TF

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: